El rol del padre en la vida de los hijos. ¡Vale la pena ser papá!

El rol del padre en la vida de los hijos. ¡Vale la pena ser papá!

0 Comments

El rol del padre en la vida de los hijos. ¡Vale la pena ser papá!

Te has dado cuenta de que en Latinoamérica celebramos a lo grande a las mamás, pero el día del padre, ¿incluso puede pasar desapercibido? Ya que ni siquiera hay una fecha fija para el día del padre. 

Sigue leyendo para entender la importancia de reconocer y celebrar a papá y, más aún, lo importante que es su rol en nuestra vida, desde que nacemos hasta la edad adulta. Y aunque en nuestra cultura hemos relegado un poco a papá, es una figura muy necesaria para nuestro sano desarrollo. Nuestra identidad y autoestima dependen en gran medida de papá y nuestra relación con él. 

Desde que nacemos, papá nos da una sensación de seguridad y confianza, apoyo, sentido de pertenencia y ayuda a nuestro bienestar emocional. Él nos hace sentir un entorno seguro para explorar y aprender, es nuestro modelo de interacción con el mundo, el que muchas veces provee, enseña, protege y nos ayuda a enfrentar los desafíos de la vida. 

En nuestros primeros años de vida, ¡es casi nuestro héroe! Él es nuestra primera figura de autoridad, nos motiva y nos ayuda a desarrollar aptitudes que nos servirán toda la vida, nos da seguridad y confianza en nosotros mismos, algo que es esencial en nuestro desarrollo. 

El padre tiene un papel muy importante en el desarrollo del carácter y la personalidad. Es también nuestra figura de apoyo y de quien vamos a aprender por imitación a manejar y resolver conflictos, nos da guía moral, educación, nos motiva a intentar cosas nuevas, nos enseña a andar en bicicleta y nos impulsa.  

Un papá presente y responsable nos transmite desde pequeños, valores como el respeto, la responsabilidad, educación y empatía, nos da un modelo de pensamiento y así, se moldea en gran medida nuestro carácter y conducta. Somos un reflejo de él, pues tenemos sus genes también. 

En la adolescencia, que es una etapa crítica, llena de cambios físicos y emocionales, papá puede ser un pilar de apoyo, que nos da guía y contención y esto puede marcar una gran diferencia en nuestro desarrollo, no solo de esa etapa, sino que también influirá en toda nuestra vida. 

Son importantes la orientación y los consejos de papá en esta difícil etapa, porque en la adolescencia comienza la toma de decisiones importantes que afectarán toda nuestra vida.

En la adolescencia, cuando experimentamos una montaña rusa de emociones, si papá es compresivo y está presente, nos dará el apoyo que necesitamos para transitar por esta etapa, si además nos ayuda a entender, aceptar y manejar esas emociones, construiremos una mejor relación con nosotros, con él y con el mundo que nos rodea. 

¿Habías pensado que tu papá juega un papel tan importante y determinante en tu vida? Tal vez, como en mi caso, no lo habías visto así, pero hay muchas cosas dentro de nuestra identidad, personalidad, creencias y actitudes que son determinadas por nuestro padre y nuestra relación con él, o por la falta que nos hizo, si es que no estuvo presente en nuestro desarrollo. 

Sigamos con aquello que hoy nos ocupa, que es el día del padre, ese papá que nos enseña valores, nos da estabilidad mental y apoyo, aquel que aplaude orgulloso nuestros logros y que, con paciencia, nos acompaña a llegar de manera más centrada a la edad adulta. 

La fuerte influencia que aún tiene papá en la adolescencia puede reafirmar y fortalecer los valores y principios que nos enseñó desde la niñez, ayudando así a que seamos personas más equilibradas, más conscientes, más plenas, personas más independientes y centradas emocionalmente. 

En la edad adulta, la influencia y apoyo continuo del papá no se detiene cuando ama a sus hijos y esto dará soporte a varias áreas de nuestra vida. Debido a que las decisiones importantes no se detienen en esta etapa, sino más bien aumentan. 

Pues es en este momento de nuestra vida que elegimos caminos, carreras, que haremos con nuestra vida y aunque somos más independientes, papá sigue siendo una fuente de consejo, guía y apoyo, incluso una especie de red de seguridad emocional. 

La manera en que papá vive su propia vida, como maneja los desafíos y como celebra sus logros, sigue siendo un modelo de vida para sus hijos. Los valores y aptitudes demostrados influyen en cómo percibimos nuestra propia vida y sus desafíos. 

En la edad adulta, los padres cariñosos siguen dispuestos a escuchar, entender y aun apoyarnos en decisiones y momentos importantes, participan de nuestras alegrías, logros, de aquello que nos hace felices, esto también enriquece su vida y ayuda a reforzar aquellos lazos que tejió desde que sus hijos eran pequeños. Serán excelentes abuelos, apoyando a sus hijos y a sus nietos, transmitiendo historias y valores familiares necesarios para todos. 

En conclusión, la presencia activa del papá es fundamental en cada etapa del desarrollo de una persona. Desde esa base sólida que necesitamos durante la niñez, para crecer físicamente, pasando a dar apoyo, orientación y guía en la adolescencia, para crecer mentalmente, hasta continuar siendo un ejemplo en la edad adulta, que nos ayuda a crecer emocionalmente. 

Así que, como puedes ver, el impacto de un padre comprometido y presente es profundo y dura toda la vida. Así que, al celebrar el día del padre, reconocemos que la figura paterna no sólo define el presente, sino también el futuro de sus hijos ¡Gracias y felicidades a todos los buenos padres! 

Leave a Comment

Your email address will not be published.